El Renault 5, un modelo eléctrico “retrofuturista”

Después del Mini, el Fiat 500 y el Volkswagen Escarabajo, le toca al Renault 5 sufrir una verdadera reencarnación. El lunes 26 de febrero, la marca del diamante presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra su primer modelo abiertamente inspirado en un vehículo aparecido en el siglo 20.mi siglo. Producido 5,5 millones de unidades y el coche más vendido en Francia durante diez años consecutivos (de 1973 a 1983), el R5, cuya carrera comenzó en 1972, consolidó la marca como fabricante de coches pequeños bonitos, modernos e inteligentes. El Clio y el Twingo son los herederos directos.

Leer el descifrado | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Tesla sufre la desconfianza hacia el coche eléctrico

Este modelo a batería no será el único que alimentará el credo nostálgico de la marca. En 2025 se comercializará un R4 renovado que adoptará la apariencia de un pequeño SUV, también eléctrico y decididamente neo-retro. En Renault rechazamos este término. “Nuestro enfoque es retrofuturista, lo que significa que es moderno, lejos de lo vintage, corrige Gilles Vidal, diseñador y director del fabricante. El R5 es una reinterpretación de un vehículo histórico, pero también será apreciado por su estilo, sencillamente. »

El nuevo R5 E-Tech eléctrico recupera la silueta ligeramente redondeada y compacta del modelo original. El parabrisas y el portón trasero están más inclinados, los guardabarros sobresalen más (un guiño al R5 Turbo), se han colocado grandes ruedas en las cuatro partes del coche y el diseño de las luces delanteras y traseras evoca fuertemente al modelo de los años 70. El interior, por el contrario, no resulta nostálgico.

Relativamente accesible

EL “retrofuturismo” querido por Renault no sólo pretende ser estético. El R5, producido en Douai (Norte), como su predecesor, pretende democratizar el automóvil adaptándolo a la ciudad (el R5 2024, sin embargo, ignora las protecciones laterales de plástico de su predecesor) y a las nuevas necesidades. Este modelo, que puede utilizarse como vehículo principal o como segundo coche del hogar, no se comercializará antes de octubre. La versión básica equipada con una batería de 40 kilovatios hora (kWh, para 300 kilómetros de autonomía) se facturará a partir de unos 25.000 euros, un precio que debería hacerlo relativamente accesible. Aún desconocemos el precio de la versión alta, que tendrá una autonomía en torno a los 400 km gracias a su batería de 52 kWh.

Lea el editorial: Hacer que los vehículos eléctricos sean asequibles

El nuevo R5, que ofrece cuatro plazas, pesa menos de 1,5 toneladas y mide sólo 3,92 metros, podrá recibir un cargador bidireccional que, siempre que se contrate un abono con un operador y disponga de una estación de carga específica, le permitirá reinyectar -a cambio de una remuneración- energía en la red eléctrica.

Te queda el 49,12% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.