Muere Laurent de Brunhoff, el artista que hizo famoso a Babar, a los 98 años

Laurent de Brunhoff, el artista francés que cuidó la creación de su padre, un querido elefante muy galo y muy civilizado llamado Babar, durante casi siete décadas, enviándolo, entre otras cosas, a un castillo encantado, a Nueva York y al espacio. – murió el viernes en su casa en Key West, Florida. Tenía 98 años.

La causa fueron complicaciones de un derrame cerebral, dijo su esposa, Phyllis Rose.

Babar nació una noche de 1930 en un frondoso suburbio de París. Laurent, que entonces tenía 5 años, y su hermano Mathieu, de 4 años, tenían dificultades para dormir. Su madre, Cécile de Brunhoff, pianista y profesora de música, comenzó a contar la historia de una cría de elefante huérfana que huye de la jungla y corre a París, convenientemente ubicada cerca.

Los niños quedaron cautivados por la historia y, por la mañana, corrieron a contársela a su padre, Jean de Brunhoff, un artista; aceptó la historia y comenzó a dibujar el pequeño elefante, al que llamó Babar, y a desarrollar sus aventuras.

En París, imagina Jean, Babar es salvado por una mujer rica, llamada simplemente la Vieja Dama, que le presenta todo tipo de delicias modernas. Armado con el bolso de la anciana, Babar visita unos grandes almacenes, donde sube y baja en ascensor, irritando al operador: «No es un juguete, señor elefante». » Se compra un traje de «un tono verde adecuado» y, aunque sea del año 1930, unas polainas, los elegantes zapatos de andar de un caballero del siglo XIX.

Conduce el automóvil de la anciana, disfruta de un baño de burbujas y recibe lecciones de aritmética y otras materias. Pero extraña su antigua vida y llora a su madre, y cuando sus primos menores Arthur y Celeste lo encuentran, regresa a la jungla con ellos, no sin antes equipar a Arthur y Celeste con su propia ropa.

De vuelta a casa, el viejo rey elefante murió tras comer una seta podrida (estas cosas tenían tendencia a suceder) y el resto de elefantes, impresionados por la modernidad de Babar -su bonito traje verde, su coche y su educación- lo convierten en su nuevo rey. . Babar le pide a Celeste que sea su reina.

En 1931 se publicó “Historia de Babar”, un libro ilustrado de gran tamaño y bellamente ilustrado en el que se relata la escapada de Babar en la trama repetida de Jean de Brunhoff. Siguieron otros seis libros ilustrados antes de que Jean muriera de tuberculosis en 1931. 1937, cuando tenía 37 años. y Laurent tenía sólo 12 años.

Los dos últimos libros sólo estaban parcialmente coloreados cuando Jean murió y Laurent terminó el trabajo. Al igual que su padre, Laurent se formó como pintor, trabajó al óleo y expuso sus obras abstractas en una galería parisina. Pero a los 21 años decidió continuar las aventuras de Babar.

«Si me convirtiera en escritor y artista de libros para niños», dijo el Sr. de Brunhoff escribió en 1987 para el catálogo que acompañó a una exposición de su trabajo en la Mary Ryan Gallery de Manhattan, “no fue porque tuviera en mente crear libros para niños; Quería que Babar siguiera viviendo (o, como dirían algunos, que mi padre siguiera viviendo). Quería quedarme en su país, el mundo de los elefantes que es a la vez una utopía y una suave sátira de la sociedad humana.

Su primer trabajo, «El primo de Babar: ese bribón Arthur», se publicó en 1946. El Sr. de Brunhoff pasó a escribir e ilustrar más de 45 libros más de Babar. En los primeros años, muchos lectores no se dieron cuenta de que él no era el autor original, pues entendía perfectamente el mundo de Babar y su esencia: su tranquila moralidad y serenidad.

«Babar, soy yo», repetía a menudo el señor de Brunhoff. Es evidente que el artista y el elefante compartían la misma urbanidad gala y la misma visión optimista.

En la década de 1960, Babar era un elefante muy famoso.

Charles de Gaulle era un admirador. Los libros de Babar, afirmó, promovían “una cierta idea de Francia”. También lo hizo Maurice Sendak, aunque Sendak dijo que estuvo traumatizado durante años por la historia del origen de Babar: el brutal asesinato de su madre a manos de un cazador.

“Esta infancia sublimemente feliz se perdió después de sólo dos páginas completas”, escribió Sendak en la introducción de “Babar’s Family Album” (1981), una reedición de seis temas, incluido el original de Jean.

Sendak y de Brunhoff, sin embargo, se hicieron amigos, y este último alentó al primero, como escribió Sendak, a abandonar sus “frenéticas excavaciones freudianas”.

“Lo calmé” dijo el Sr. de Brunhoff al Los Angeles Times en 1989. «Dije sin rodeos que la madre murió para dejar que el pequeño héroe se ocupara de la vida solo».

Ha habido otras críticas. Muchos han acusado a Babar de ser un avatar del sexismo, el colonialismo, el capitalismo y el racismo. Dos de sus primeras obras fueron particularmente ofensivas: «Los viajes de Babar» (1934) de Jean de Brunhoff y «El picnic de Babar» (1949) de Laurent de Brunhoff, ambas representaban a «salvajes» dibujados en el estilo cruel de su época, como imágenes de dibujos animados de africanos. A finales de la década de 1960, cuando Toni Morrison, entonces un joven editor de Random House, la editorial de Babar, objetó las imágenes de «Babar’s Picnic», el Sr. de Brunhoff pidió que se eliminaran de la impresión. Y se aseguró de eliminar las escenas racistas de «Los viajes de Babar» cuando ese título se incluyó en «El álbum familiar de Babar».

“¿Deberíamos quemar a Babar? «», preguntó el autor y educador Herbert Kohl en el título de un libro de 1995 subtitulado «Ensayos sobre la literatura infantil y el poder de las historias». Bueno, no, concluyó, pero aun así argumentó que las historias de Babar eran elitistas porque glorificaban el capitalismo y la riqueza no ganada. ¿De dónde sacó la anciana su dinero? preguntó el señor Kohl, molesto por la implicación «de que es perfectamente normal y hasta agradable para algunas personas tener riquezas por las que no necesitan trabajar».

Esto es absurdo, dijo de Brunhoff a Los Angeles Times, en respuesta a un análisis marxista anterior de sus historias: “Son historias, no teoría social. »

También eran obras de arte, y los críticos compararon el uso del color y el estilo ingenuo de De Brunhoff con pintores como Henri Rousseau.

“Con ‘Madeline’ de Bemelmans y ‘Donde viven los monstruos’ de Sendak”, Adam Gopnik del New Yorker escribió en 2008Cuando la Biblioteca Morgan exhibió los bocetos y modelos de los primeros esfuerzos de Jean y Laurent de Brunhoff, «los libros de Babar se convirtieron en parte del lenguaje común de la infancia, la biblioteca de la mente precoz».

Al igual que Babar, Laurent de Brunhoff nació en París el 30 de agosto de 1925 en una familia de artistas y editores. Todos los hermanos de su padre trabajaban en el negocio de las revistas: sus hermanos, Michel y Jacques, eran editores en jefe de French Vogue y La Décor Today Hui, una revista de arte y diseño, respectivamente; su hermana, Cosette, fotógrafa, estaba casada con Lucien Vogel, editor de la revista de moda Le Jardin des Modes, y fue bajo el sello de esta revista que Babar se publicó por primera vez.

Laurent trabajaba de manera diferente a su padre, que concebía sus historias como un todo, narración e imágenes en tándem. (Jean también había querido incluir a su esposa como coautora, pero ella se negó rotundamente. “Mi madre estaba absolutamente en contra”, dijo Laurent, “porque pensaba que incluso si ella ayudaba a la idea, toda la creación era obra de mi padre”). Para Laurent, la idea y las imágenes fueron lo primero: ¿y si Babar fuera abducido por extraterrestres o practicara yoga? – y luego comenzó a dibujar y pintar cómo se vería. Cuando se casó con su segunda esposa, la señora Rose, profesora emérita de inglés en la Wesleyan University, colaboraron a menudo en el texto.

La pareja se conoció en una fiesta en París a mediados de la década de 1980 (la Sra. Rose estaba trabajando en una biografía de Josephine Baker) y se enamoraron. “Después de cenar, nos sentamos juntos en el sofá”, dijo de Brunhoff a un entrevistador en 2015. “Ella dijo: ‘Me encanta tu trabajo’. Le dije: «No conozco tu trabajo, pero me gustan tus ojos». Y ese fue el comienzo. »

De Brunhoff se unió a Rose en Middletown, Connecticut, en 1985, y trajo a Babar con él. La pareja se casó en 1990 y luego vivió en Nueva York y Key West.

En 1987, de Brunhoff vendió los derechos de licencia de su elefante a un empresario y artista llamado Clifford Ross, quien luego vendió esos derechos a una empresa canadiense, Nelvana Ltd., en el entendimiento de que Ross continuaría involucrado en el diseño de futuros productos. Lo que siguió fue lo que el New York Times describió como “una selección elefantiásica” de Babar-abilia, que incluía pijamas y pantuflas de Babar, papel tapiz y papel de regalo, perfumes, bebidas de frutas, mochilas, mantas y baberos. Estaba «Babar: The Movie» (1989), que los críticos calificaron de aburrida y violenta, y, el mismo año, una serie de televisión, que los críticos calificaron de menos aburrida y menos violenta.

Y luego hubo una disputa. Ross encontró los diseños de Nelvana horteras y degradantes para la sana imagen de Babar, como acusó en una demanda. El señor de Brunhoff, con su típica serenidad, se mantuvo al margen de la refriega.

«Célesteville es una especie de ciudad utópica, un lugar donde no hay robos ni delitos, donde todos tienen buenas relaciones con los demás, por lo que allí realmente no hay necesidad de abogados», afirmó el Sr. de Brunhoff a la New York Times.

El juez del Tribunal Federal de Distrito Kenneth Conboy estuvo de acuerdo.

«En el mundo de Babar, todos los colores son pasteles, todas las lluvias son breves y todos los enemigos son más o menos inofensivos», escribió en su decisión, encontrando que Nelvana había excluido injustamente al Sr. Ross de la licencia. “Las tramas celebran la persistencia de la bondad, la laboriosidad, la paciencia y la perseverancia ante la ignorancia, el desánimo, la indolencia y la desgracia. Si tan solo los valores mundanos de Babar fueran evidentes en los documentos presentados en este juicio.

Además de su esposa, el señor de Brunhoff se marcha para llorar a sus hermanos Mathieu y Thierry; una hija, Anne de Brunhoff, y un hijo, Antoine de Brunhoff, de su primer matrimonio con Marie-Claude Bloch, que terminó en divorcio; un hijastro, Ted Rose; y varios nietos.

“Babar y yo llevamos una vida familiar amistosa”, escribió de Brunhoff en 1987. “Tenemos el mismo cuidado en evitar una dramatización excesiva de los acontecimientos o situaciones que surgen. Si tomamos las medidas apropiadas y efectivas, ambos creemos que llegará un final feliz. Cuando escribo un libro, mi intención es entretener, no transmitir un “mensaje”. Pero, por supuesto, podemos decir que hay un mensaje en los libros de Babar, un mensaje de no violencia.

Las historias de Babar han sido traducidas a 18 idiomas, incluidos japonés y hebreo, y han vendido varios millones de copias. El último libro del Sr. de Brunhoff, «Le Guide de Babar à Paris», se publicó en 2017.

«La idea de Laurent de una buena historia», dijo Rose por teléfono, «es: algo malo sucede, nadie entra en pánico y todo va bien».