Reseñas | Estados Unidos no tiene un idioma oficial. En cambio, tiene cientos.

Hace casi 400 años, refugiados religiosos de habla valona de lo que hoy es aproximadamente la frontera franco-belga llegaron a un archipiélago de habla lenape, lo que marcó la fundación colonial de Manhattan tal como la conocemos. Desde entonces, han llegado cada vez más oleadas de migración global, enriqueciendo la ciudad no sólo en la práctica, sino también añadiendo a su textura cultural y artística. Hoy en día, la ciudad de Nueva York es la zona urbana con mayor diversidad lingüística del mundo.

Ahora Donald Trump es advertencia sobre esta diversidad lingüística, argumentando que las aulas de Nueva York están abrumadas con estudiantes extranjeros que hablan idiomas oscuros. «Hablan idiomas de los que nadie en este país ha oído hablar», dijo Trump. dicho, en referencia a los inmigrantes recién llegados. «Es algo muy horrible».

Es cierto, como sugirió, que no tenemos instructores para la mayoría de los más de 7.000 idiomas que se hablan en el mundo, por lo débil que es nuestra capacidad para enseñarlos, aprenderlos o traducirlos. Pero ¿por qué Trump vio esto como “algo muy horrible” y no como un llamado a las armas para más investigación y más profesores de idiomas? ¿Qué podría hacer que los lenguajes, experimentos naturales gloriosamente diversos en la cognición y la comunicación humana, sean tan aterradores?

El conocimiento, la sabiduría y la poesía de las lenguas que traen consigo los inmigrantes tienen muchos beneficios prácticos. Cada vez más investigaciones han demostrado que la diversidad lingüística puede beneficiar no sólo el desarrollo general de un niño, sino también su salud. La presencia de estas lenguas y sus hablantes revitaliza continuamente la profunda experiencia social que es América. Podemos y debemos aprender a comunicarnos con ellos.

Pero cuando se trata de lenguas habladas por inmigrantes de tierras lejanas -algunas principalmente orales y utilizadas por una pequeña minoría- no es tan sencillo como contratar más profesores de idiomas o contratar empresas de servicios de traducción con fines de lucro. Lo primero que se necesita es investigación básica, incluida documentación de lingüistas y comunidades lingüísticas que trabajen en asociación y desarrollen recursos como diccionarios y archivos lingüísticos en línea.

Estados Unidos nunca ha tenido un idioma oficial. Aunque el inglés es la lengua franca de facto, no está estandarizado de la misma manera que Francia ha consagrado el francés parisino o China ha promulgado cierto tipo de mandarín. Tenemos nuestra propia larga historia de discriminación o trato injusto hacia las personas que hablan otros idiomas, desde la eliminación de las lenguas nativas americanas en los internados hasta el castigo a los estudiantes de habla hispana en las escuelas públicas o los prejuicios contra el inglés afroamericano. Pero no fue hasta la década de 1980 que los estados, impulsados ​​por un movimiento de habla inglesa que temía a España y que presagiaba a Trump, comenzaron a incluir el inglés en sus constituciones.

Nada podría ser más extraño a nuestra historia y realidad multilingüe –por no mencionar nuestra libertad cognitiva y comunicativa– que la imposición del inglés o de cualquier otro idioma estándar único.

Se estima que se hablaban unas 300 lenguas indígenas al norte del Río Grande antes de la colonización europea. Milagrosamente, muchos todavía están en uso, y hoy en día se están reviviendo aún más, incluido Lenape. Las primeras colonias tampoco eran enteramente de habla inglesa. La isla de Manhattan constituye el modelo multilingüe del país. En 1643, el sacerdote jesuita francés Isaac Jogues escribió que entre las aproximadamente 400 a 500 personas que residían en el puerto dirigido por los holandeses se hablaban 18 idiomas. La diversidad lingüística iba de la mano de la tolerancia religiosa y las oportunidades comerciales.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, los hablantes de lenguas principalmente orales como el irlandés, el siciliano, el yiddish y el taishanés, por nombrar sólo algunos, han dado forma a la ciudad y al país de innumerables maneras. Luego, en 1924, el presidente Calvin Coolidge firmó la Ley Johnson-Reed en un esfuerzo por congelar el equilibrio étnico de la nación, alimentado por temores políticos y pseudociencia racista.

La ley redujo significativamente el número total de inmigrantes permitidos cada año, detuvo efectivamente toda inmigración procedente de fuera de Europa del Norte y Occidental y creó oficialmente la Patrulla Fronteriza. Las tasas de inmigración colapsaron casi de la noche a la mañana. Si es reelegido, Trump ha prometido llevar a cabo las deportaciones más grandes en la historia de Estados Unidos y bloquear a más personas de ciertos países para ingresar al país, quizás incluso en base al idioma, entre otras medidas. Si lo consigue, el año 2024 bien podría convertirse en el nuevo 1924.

Hoy, casi 70 millones Los estadounidenses hablan otros idiomas además del inglés en casa. Este es también el caso de aproximadamente la mitad de los neoyorquinos, pero en ningún lugar es más evidente la profundidad y amplitud de la diversidad lingüística estadounidense que en Queens.

Queens es el hogar de más de dos millones de residentes, muchos de los cuales provienen de rincones remotos del mundo, lo que defiende el ideal estadounidense fundamental de que personas de orígenes profundamente diferentes pueden coexistir. Gente que usa maquillaje «el distrito mundial«hablar idiomas como mixteco, kichwatibetano y fulani así como un tesoro de lenguas en peligro de extinción invisibles en el censo pero mapeado por mi organización, el Alianza de lenguas en peligro de extinción. Esta profundidad de diversidad lingüística muestra cómo las diferencias pueden sostener una sociedad, del mismo modo que la biodiversidad promueve la resiliencia de los ecosistemas.

Trump, nacido en Queens de una madre cuya lengua materna era el gaélico escocés, sabe muy bien cómo movilizar a la gente contra la queensificación de Estados Unidos. Los ataques a las lenguas son con demasiada frecuencia ataques a sus hablantes, pero los monolingües como él pueden tener especial miedo de perder su privilegio lingüístico. Aunque posee empresas en todo el mundo, nunca ha abandonado su zona de confort lingüístico.

Hay preocupaciones legítimas sobre los recursos limitados y los desafíos de integración, pero en la retórica sobrecalentada y los errores políticos actuales en materia de inmigración, se pasa por alto la totalidad de lo que más de 170.000 solicitantes de asilo traen a Nueva York –y lo que los inmigrantes traen a este país en general–. .

El multilingüismo está profundamente arraigado en la historia de la nación. Y, sin embargo, nuestra nación no ha construido un proyecto multilingüe coherente como lo han hecho otros países que apoyan más de un idioma oficial. Ahora tenemos la oportunidad de documentar y desarrollar nuestro multilingüismo y la riqueza que aporta, en lugar de recibirlo de forma pasiva o incluso negativa.

Esto es aún más imperativo hoy en día cuando las lenguas indígenas de América, las lenguas vernáculas de las regiones de África afectadas por la trata de esclavos y las lenguas de otros lugares colonizados están al borde del abismo. Tenemos la responsabilidad moral, tan estimulante como desafiante, no sólo de escuchar estos idiomas, sino también de hacerles espacio.