En las redes sociales, los agroinfluencers engatusan al ganado y a sus seguidores

“En su opinión, ¿las vacas son racistas? » Pauline García, criadora de Cantal, hace la pregunta con humor a sus suscriptores en YouTube. Detrás de esta joven dinámica y conductista animal, vemos una vaca blanca y negra que se mueve preocupada entre la paja, como diciendo no. Lamentablemente, para los amantes de los animales, la respuesta es sí. Finalmente, más precisamente, son “robistas”: tienden a rechazar a quienes no tienen el mismo color de vestimenta que ellos. Pero estemos tranquilos: Pauline García explica que esta xenofobia bovina se puede corregir si acostumbramos a la vaca, desde muy pequeña, a estar rodeada de congéneres de diferentes colores.

En otra publicación, esta vez en Instagram, explica que prefiere pararse frente a sus vacas e invitarlas a seguirla, en lugar de empujarlas por detrás como tradicionalmente hacen los criadores. Detrás de este método, un inspirador concepto de liderazgo: “El líder es aquel hacia quien el rebaño quiere dirigirse naturalmente, sin verse obligado: esto es lo que establece su autoridad. »

Una operación que recuerda a la de las redes sociales, donde la legitimidad del influencer la confieren quienes lo siguen. Pauline conoce bien el tema: admite pasar entre dos y dos horas y media al día en Facebook, Instagram, YouTube y TikTok. Gracias a ella y a sus compañeros, un público muy amplio, a menudo habitantes de ciudades, ha descubierto el mundo de la agricultura.

“Etienne Agri Youtubeurre”

Aunque eso signifique provocar abusos, como recientemente el fenómeno de las vacas como mascota. “A raíz de ver fotos de vacas en las redes y encontrarlas tan lindas, algunas personas adoptan vacas como mascotas”, explica Paulina García. Un enfoque que no siempre tiene en cuenta el bienestar del animal. “Me impactó una mujer que publicó videos donde trenzaba a su vaca y le ponía cintas en el pelo. ¡Un animal de granja no es una muñeca Barbie! » No todo el mundo tiene un sentido innato de gestión: “¡Si no sabemos cómo gestionarlo, la vaca puede volverse insoportable rápidamente! »

Según uno encuesta realizada en 2020 por Hyltel-Datagri para Terre-net y Francia agrícola, dos de cada tres agricultores están activos en las redes sociales. Un punto de inflexión en un mundo tradicionalmente conocido por su discreción. La crisis que sacude al sector agrícola no es en vano. Comunicar es, para muchas elevaciones, una forma de cambiar la visión que el público en general tiene de su profesión. Etienne Fourmont, llamado en las redes “Etienne Agri Youtubeurre”, explota una granja de vacas lecheras en Sarthe. Con sus 120.000 suscriptores en YouTube, es una estrella en el mundo de los “agri-influencers”. En enero fue a manifestarse durante dos días con sus compañeros. Para él, la presencia en las redes sociales forma parte de la continuidad de la acción sobre el terreno: recuerda que la crisis que afecta a los ganaderos es tan psicológica como económica.

Te queda el 55% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.