La renovación urbana resiste la prueba del tiempo

lLa “rayita” pasó casi desapercibida, ahogada en medio de un Documento de treinta y cinco páginas. Fue el 27 de octubre de 2023, durante el comité interministerial para las ciudades, encargado de definir las principales orientaciones en materia de política de ciudad y presidido por la entonces Primera Ministra, Elisabeth Borne. “Implementación a largo plazo de la renovación urbana a través de una misión encaminada a diagnosticar necesidades y definir nuevos métodos de actuación”, está escrito en la página dieciséis. La redacción dice mucho sobre el futuro de la renovación urbana (el deseo de que sea a largo plazo) y muy poco (nada sobre las condiciones para esta sostenibilidad). Y nada, por tanto, sobre el futuro de la Agencia Nacional de Renovación Urbana (ANRU), que lidera estas operaciones desde hace veinte años.

Lanzado en 2003 por el Ministro Delegado para la Ciudad de Jacques Chirac, Jean-Louis Borloo, y ratificado unos meses más tarde por decreto, en febrero de 2004, con la creación de la ANRU, “el programa nacional de renovación urbana tiene como objetivo reestructurar, con el objetivo de la diversidad social y el desarrollo sostenible, barrios clasificados como áreas urbanas sensibles”, ahora renombrado “distritos prioritarios de la política de la ciudad”. Así se formulan los objetivos en la ley de 1oh Agosto de 2003.

voto de permanencia

En el momento de su creación, la iniciativa está limitada en el tiempo. Se extenderá a varios años y afectará a 600 barrios y requerirá una inversión de 12.000 millones de euros. Ante la magnitud del proyecto, en 2014 se implementó un segundo programa, el Nuevo Programa Nacional de Renovación Urbana, con una inversión idéntica. Debe durar hasta 2030. Pero, mientras los 450 distritos afectados por este componente han completado su expediente, muchos otros todavía esperan su recorrido. O, por el momento, no hay Acto III.

Lea también nuestro descifrado: Artículo reservado para nuestros suscriptores. Política de ciudad: el nuevo mapa de los barrios populares despierta satisfacciones o preocupaciones

Este es todo el desafío de la misión que recae en la directora general de la ANRU, Anne-Claire Mialot, en el alcalde de Villeurbanne (Ródano), Cédric Van Styvendael (Partido Socialista), y en el presidente de la sección “Hábitat”. . , planificación y cohesión social” de la inspección general del medio ambiente y del desarrollo sostenible, Jean-Martin Delorme. “Hay dos temas: el futuro de la ANRU y el futuro de la renovación urbanaresumen Olivier Klein (varios a la izquierda), alcalde de Clichy-sous-Bois (Seine-Saint-Denis) y ex ministro de ciudades y vivienda que redactó la carta de misión. ¿Deberíamos seguir con el mismo modelo? ¿Deberíamos inventar algo más? Personalmente no estoy a favor de un ANRU 3, estoy a favor de lo que yo llamo “el ANRU que dura”. Debemos darnos los medios para ser permanentes. » Las necesidades están ahí. La demanda también. El objetivo de este “ANRU que dura” ? Continuar la acción mientras “anteriormente tiempo de inactividad”subraya el funcionario electo, como fue el caso durante varios años entre los dos programas.

Te queda el 45% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.