La belga Lotte Kopecky coronada sobre los adoquines

Casi 148,5 kilómetros de barro, adoquines y charcos… para un final de pista, en el velódromo de Roubaix. El cóctel explosivo de los “tipos duros” volvió a golpear, el sábado 6 de abril. Caída en el Tour de Flandes, la campeona del mundo Lotte Kopecky (SD Worx-Protime) llega con revancha tras finalizar 5ªmi Place du Ronde hace una semana. La belga saldó cuentas el sábado 6 de abril, logrando su primera victoria en el monumento de Flandes.

La corredora de pista está muy por delante de la italiana Elisa Balsamo (Lidl-Trek) y del británico Pfeiffer Georgi (DSM-Firmenich PostNL). A falta de piernas en la carrera final, la ocho veces campeona del mundo de ciclocross Marianne Vos (Visma-Lease a Bike) fracasó al pie del podio.

Segunda en el Tour de Francia el año pasado y campeona del mundo en ruta en Glasgow, la flamenca de 28 años soñaba con sumar a su palmarés la “Reina de las Clásicas”, que siempre se le había escapado en los últimos años. “¡Es monumental! Fue mi pero de la temporada., declaró la belga, con el rostro manchado de polvo, pocos minutos después de su llegada. Mis compañeros me dieron mucho cariño estos últimos días y yo creí en mí mismo. Sabía que podía ganar esta clase. (…) Una llegada al sprint siempre es muy nerviosa. Je savais qu’il y avait deux sprinteuses très rapides dans le groupe, avec Marianne Vos et Elisa Balsamo, et moi j’étais enfermée… Je me suis dit qu’il fallait que je lance mon sprint, même de loin, et que j ‘como estas. »

Un sprint final

Si, en 2023, la canadiense Alison Jackson ganó para sorpresa de todos tras una larga escapada en solitario, esta vez las favoritas aprendieron la lección. Kopecky se mostró al frente del pelotón desde el primer sector adoquinado, al igual que Balsamo, victorioso en 2022. Con un ritmo infernal, los favoritos impusieron un primer roce a mitad de carrera, mientras los problemas mecánicos se multiplicaban.

Luego, la campeona del mundo moldeó la carrera como mejor le pareció, al ritmo de sus aceleraciones relámpago. Fue ella quien tomó la delantera en la carrera a los 97 años.mi km, con Marianne Vos, Pfeiffer Georgi y Christina Schweinberger (Fenix-Deceuninck). De nuevo ella quien estuvo en el origen de la creación de un grupo de cabeza formado por una veintena de corredores a la salida de las 10mi área asfaltada.

La belga intentó entonces marcar la diferencia sobre los adoquines, sin conseguir sus objetivos. Como en ediciones anteriores, los corredores recorrieron los últimos 17 sectores asfaltados (de 29) de la carrera masculina, en particular Mons-en-Pévèle y el Carrefour de l’Arbre. La legendaria trinchera de Arenberg todavía no estaba en el programa porque los organizadores la consideraban demasiado cerca de la salida.

La final se decidió finalmente en un sprint entre seis corredoras: las holandesas Ellen van Dijk (Lidl-Trek), Amber Kraak (FDJ-Suez) y Marianne Vos, Lotte Kopecky, Pfeiffer Georgi y Elisa Balsamo.

Partiendo detrás de Vos y Balsamo, la multicampeona del mundo en pista logró alcanzar a todos los de fuera para conseguir su primera victoria en Roubaix. Le debe una rueda al italiano: “Hice un buen sprint, sobre todo después de una carrera tan dura, pero Lotte fue más fuerte”, reconoció Bálsamo. La mejor francesa, Victoire Berteau (Cofidis), cruzó la meta en 8mi posición. Le debe otra Tricolor, Marie Le Net (FDJ-Suez).

Reutilizar este contenido